La despedida del Amor, también merece su Duelo

Por que como la perdida de un ser querido, la despedida de un gran amor también merece su duelo.

Es que sentir esa presión en el pecho como si el aire te faltará, levantarte todas las mañanas y tener el recuerdo de esa persona y preguntarte ¿para que te levantas?, es uno de los peores vacíos que se puede llegar a sentir… Preguntarte en qué falle? Que hice mal? Que me falto dar?, Son preguntas que se vuelven el pan de cada día, porqué sentirnos culpables?, por que sentir que no fuimos lo suficientemente buenos para mantener esa relación se vuelve nuestro crucifijo.

Hace un tiempo pase por algo así, sentía que el mundo se me caía, sentía como todos me juzgaban por haber terminado una relación a puertas de formar un hogar, sentí el dolor que se siente cuando una de las personas que amas te falla aún jurando lo “importante” que eras para él. No, no fue fácil tomar la decisión de alejarme de esa relación tan nociva para los dos, no fue fácil decirle no más, aunque con sus ojos llenos de lágrimas me pidiera quedarme, no fue fácil superar esa “tusa”. Pero lo logré, logré volver hacer feliz, logré volver a creer en el amor, logré volver a sentirme completa, y si yo lo hice tú también puedes!!!

Sobre ese tema hay mucha tela que cortar, el “desamor” debería estar considerada como causal de incapacidad médica pues los que hemos estado entusados sabemos que en ese momento no se quiere hacer nada y es que nada fluye…. Pero bueno mi consejo por si,  estás pasando por circunstancias como estas, es que primero si te sientes incapaz de salir solo de este dolor, busques ayuda profesional y no te de pena, son personas capacitadas para ayudarte en este duelo, no te van a juzgar por que solo buscan ayudarte, desahogarte es lo mejor pero con una persona que te pueda aconsejar de la manera mas imparcial posible, viaja no importa el presupuesto puede ser a un pueblo de nuestra bella Colombia o al extremo del mundo pero sal, cambia de ambiente, escribe, llora, sobre todo eso, llora, permítete sentir que todo eso sale de tu pecho, de tu corazón.

Nunca hables mal de la otra persona, pues recuerda que en algún momento fue el dueño o dueña de cada una de tus palabras de felicidad, que en algún momento fue culpable de tus sonrisas y de que tú disfrutarás de eso llamado “amor”, si no funcionó no fue tu culpa ni la de él aunque así lo creamos, pero si no se dieron las cosas listo pues no sé dieron y ya, y piensa más bien en qué no quieres volver a repetir en tu nueva historia de amor, en tu vida por que recuerda que cada persona que llega así solo dure segundos en tu camino te enseña algo al igual que aprende de ti…

Sonríe y da las gracias pues ya te darás cuenta del por que no funcionó con nadie más… Y ya llegará alguien que se vuelva el dueño de cada uno de tus suspiros, pensamientos y de cada latir de tu corazón y si vuelve a fallar, pues listo, fallo otra vez, pero no pasa nada aún tienes mucho camino que recorrer y en algún momento encontrarás la otra punta del hilo rojo 😉

Autora anónima L.C

¡Si te gustó compartelo!

Claire

Hola amigos soy Claire y me gusta la lectura, además muchos dicen que soy la indicada para dar consejos, así que no temas en preguntar o compartir todo lo que necesites .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *