Citología, todo lo que debemos saber

La citología es una prueba sencilla que muy simple, rápida y no es dolorosa, la cual salva la vida de muchas mujeres, sabias que a esta prueba también es llamada Papanicolaou, gracias al doctor George Papanicolaou, quien descubrió que podía detectar el cáncer de cuello uterino, estudiando las células del cérvix de la mujer que había tomado previamente, para ser analizada, con el fin de detectar la presencia de células anormales o cancerosas.

Por qué se debe practicar la citología

Porque gracias a este examen, se podrá diagnosticar a tiempo anomalías en las células o paredes del cuello del útero, también detectar el cáncer de cuello uterino en etapas tempranas, lo que permite que se realice un tratamiento oportuno y ésta es la forma más efectiva de detectar el Virus del Papiloma Humano (VPH), principal causante del Cáncer de Cuello Uterino (CCU).

Quiénes deberán practicarse este examen

Todas las mujeres, siempre y cuando ya hayan empezado a tener relaciones sexuales o aquellas mujeres mayores de 21 años, así no tengan relaciones sexuales penetrativas, deben hacerse la citología como mínimo una vez por año o con la frecuencia que su médico le indique.

Es importante que las mujeres que aún no han tenido relaciones sexuales penetrativas, le informen al médico que realizará la citología, para que utilice un espéculo más pequeño, el cual evitará molestias para la paciente.

Preparación antes de la citología

  • No es necesaria ninguna preparación especial
  • El día en que le tomaran la citología,  haber dejado pasar por lo menos tres días después de que haya desaparecido el sangrado (menstruación)
  • Dos o tres días anteriores al examen no haber tenido relaciones sexuales.
  • No haber aplicado óvulos, duchas o cremas vaginales, porque esto interfiere con el resultado de la citología.

qué debo saber antes de ir a la citología

Cada cuánto se debe realizar la citología

  •  La citología se debe realizar por lo menos una vez al año
  • Después de tres citologías anuales consecutivas normales, se puede considerar la reducción de la frecuencia de las mismas
  • Las citologías siguientes, cada tres años, durante toda la vida, puesto que el riesgo de cáncer de cérvix aumenta con la edad.
  • En algunos casos y solo cuando el medico lo recomiende, la citología se deberá hacer en intervalos menores (6 meses o menos)
  • Después de una histerectomía (extirpación quirúrgica del útero y el cérvix) la práctica de citologías se individualiza en cada caso.

Cómo se realiza este procedimiento

Con la ayuda de un espéculo que facilita la vista del cuello del útero, un cepillo con el que se hace una especie de barrido en la parte interna y una espátula con la que hace lo mismo pero en la parte externa del cuello del útero, se toma una pequeña muestra de células para luego ser analizadas en el laboratorio, por un profesional.

Qué se debe hacer si el resultado no es satisfactorio

Cuando la citología demuestre algunas alteraciones, no necesariamente significan cáncer, pues algunas de estas alteraciones pueden ser tratadas por el médico y desaparecen; otras deben ser controladas con más frecuencia. El médico debe hacer el seguimiento y ordenar otras pruebas como: colposcopia, biopsia, prueba de VPH, entre otras; según sea al caso.

Recuerda que hacerse citologías vaginales de forma periódica, las posibilidades de desarrollar un cáncer de cuello de útero son mínimas. Si aún así aparece un cáncer de cuello de útero, las posibilidades de curación son del 90% si se descubre de forma temprana gracias a la citología. Si aún no te has hecho una citología, te recomiendo que pidas ya una cita con el ginecólogo y cuides tu salud.

¡Si te gustó compartelo!

Claire

Hola amigos soy Claire y me gusta la lectura, además muchos dicen que soy la indicada para dar consejos, así que no temas en preguntar o compartir todo lo que necesites .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *