Te entregue mi Amor y no supiste Valorarlo

Nunca supe bien que es lo que querías de mí, nunca me dejaste claro que era lo que buscabas cuando buscabas a alguien. Te dejé bien claro que te amaba con las fuerzas de mi corazón y de mi cuerpo entero, que siempre busqué la forma de hacerte quedar bien aún conmigo misma, de inventar cualquier excusa que te liberara de la falta de atención en la que me dejabas.

Hoy que sé en lo que me equivoqué, vienes a decir que extrañas todo aquello que semanas atrás despreciaste, claro que no lo dices con estas palabras, porque sólo eso te haría falta.

Lo siento por ti, lo siento por todo el tiempo que tuvo que pasar para que fueras capaz de ver cuales fueron tus errores, que cada día que a tu lado estuve fue un infierno. Yo lo siento por ti, pero así es esto. Las cosas ya fueron, el amor que te tuve se acabó. Se fue acabando poco a poco, con cada mal palabra que decías o cada mala acción que me hacías, con cada muestra de egoísmo que en mí desahogabas.

Los días en los que me proponía hacerte feliz; ya pasaron, me agote de la paciencia que sacaba hasta debajo de las piedras, sólo para poder entender que todo lo yo te ofrecía nada te servía. Fue agotador pedirte amor, convencerme de tu falta de interés, pero al final me recuperé. Recuperé las fuerzas de esperar lo mejor de los demás incluso de ti y al no verte cumplir; me fui.

El tiempo no se detiene, no por nosotros dos y mi mente sigue adelante y cada día se olvida del sabor de tu saliva, del olor de tu cuerpo, de tus caricias, hasta se olvida del dolor en mi pecho. Es mi deber aceptar que mi corazón aún te guarda, aunque sea en el más pequeño de los espacios, naturalmente; has sido alguien a quien aprendí a amar pese a que tú no entendiste.

Lamento volverme hoy la “mala” de esta situación, tener que ser yo quien te rechaza, por todo el tiempo que a estuve a tu lado, todo ese tiempo en el que fui ignorada, en el que estuve abandonada; aprendí que no hay nada mejor que ser uno mismo, aprendí que no necesitaba de alguien como tú, para poder ser feliz. Afortunadamente puedo ver que la vida ahí esta para mí, porque decidí irme de un lugar donde no importaba, que caso tiene que me tenga que ir, para que sepas todo lo que perdiste.

Podrás tener la oportunidad para saber que fue lo que perdiste, pero ni de chiste tendrás la oportunidad para recuperarlo, por lo menos a mí no. ¡Ya no puedes recuperarme, tu oportunidad ya pasó!.

¡Si te gustó compartelo!

Claire

Hola amigos soy Claire y me gusta la lectura, además muchos dicen que soy la indicada para dar consejos, así que no temas en preguntar o compartir todo lo que necesites .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *